Páginas

28 sept. 2010

Señales...

Dos cosas:
La primera, dejo asentado a modo de recordatorio de nunca más leer la Metamorfosis de Kafka antes de ir a dormir, sobre todo el capítulo primero, el de la transformación...soy fácil de impresionar, sobre todo en etapas sensibles.

Dicho esto, vamos a la segunda cuestión de la jornada matutina.
Siempre resalté la causalidad de las cosas y rechacé la casualidad. Sin embargo, no creo en el destino y las premeditaciones. Osea, si bien, nadie es dueño de su propio camino, porque en ese trayecto uno se puede encontrar con cosas que no planeo que estuvieran ahí; cada uno es responsable de ese recorrido. Es decir, responsable del modo de afrontar cada cosa con la que se encuentra en ese viaje.
También pasa, que muchas veces, en ese viaje, a uno se le presentan señales. Señales de lo que está por venir, señales de aprobación de que vamos caminando bien.  Es como el "informe meteorológico" de ese viaje. Uno puede tomarlo o dejarlo. Me dicen que va a llover, yo puedo salir con un paraguas o no. Queda en mí cómo afrontarlo, es esa responsabilidad de la que hablaba al principio.
Ok, continúo para poder llegar a la idea. Espero no estar mareando, suelo hacerlo cuando intento explicar algo. Perdón.

Entré al aula. Estaba en el tiempo libre, entre una cátedra y otra. El profesor no había llegado. Voy caminando hacia mi lugar, cuando veo de reojo algo que me llama la atención sobre el escritorio del profesor. Si lo pienso ahora, no podría decir con exactitud qué fue lo que me llamo la atención, no fue un color, no fue una forma, no fue...bueno si, capaz el preconsciente..no sé...
El tema es que la vi. Ahí estaba. Me acerco como dudando de si lo que veía era de verdad o no. Por ahí estaba imaginado y cuando la tuviera en mis manos me iba a dar cuenta de que solo era un ilusión.
Señales. Eso fue lo que pensé. Me vino a la imagen la escena de una película donde Jonathan y Sara se conocen y luego de una noche romántica, él le pide intercambiar teléfonos. El escribe su número en un billete, (que luego intercambian en una compra) y ella lo escribe en un libro que más tarde vende en una librería de segunda mano. Ella piensa que si tienen que estar juntos, de alguna u otra manera se volverían a encontrar y cada uno sigue su camino.

Y de acá dos cosas.
Primero, para no matar la curiosidad, lo que encontré sobre el escritorio, sin dueño que la reclame, fue el ejemplar número 44 de Oblogo. Una revista buenísima que hace honor al mundo blogosfero.
Segundo: las señales. Como bien lo expresé antes, tenía la necesidad de decir, de escribir lo que vivo cada día. Necesitaba exteriorizarlo de algún modo. También hice otros cambios en mi vida, como retomar terapia, y también, giros en el estudio y en lo laboral. Cambie varios aspectos de mi vida. El tema de los cambios merece capítulo aparte.
Encontrar esa revista fue, para mí, y sólo para mí, dentro de mi subjetividad, una señal. Señal de que voy por buen camino. No solo señal de que esta bien que escriba, sino señal de que cambiar, en este momento, es indispensable. Señal de que todo lo que estuve pensando y haciendo este último tiempo tiene un motivo importante. Señales subjetivas, señales de confirmación que necesitamos encontrar para poder continuar en el viaje....



"Podemos pensar que todo lo que la vida nos ofrece mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero si ponemos atención, nos daremos cuenta de que ningún día es igual a otro.
Cada mañana nos trae una bendición escondida, una bendición que solo sirve para este día,
 y que no puede ser ni guardada ni desaprovechada. Si no usamos ese milagro hoy, se perderá...

...Este milagro está en los detalles de lo cotidiano;
 es necesario vivir sabiendo que a cada instante tenemos 
la salida para el problema, la manera de encontrar lo que está faltando,
 la pista adecuada para la decisión 
que precisamos tomar para modificar todo nuestro futuro.
Pero ¿cómo tener el coraje para eso? A mi entender, Dios habla con nosotros a través de señales. 
Es un lenguaje individual, que requiere fe y disciplina para ser totalmente absorbido.
Cuando nos vemos repitiendo la más común de las rutinas, nos damos cuenta de la riqueza que 
ronda nuestra vida. Comprendemos cada paso, cada actitud. Descubrimos cosas importantes y también pensamientos inútiles."



"Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él."


"Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla".
(Paulo Coelho)

27 sept. 2010

Esperando el asensor....

En la facu, esperando el ascensor en el subsuelo, para ir al tercer piso.
- ...Y eso...ahora quiero averiguar algún curso de cerámica, viste... esos, que te enseñan a hacer jarritos; que tenes un aparato que da vueltas y vas moldeando el barro, quiero hacer eso ahora-  Digo con los ojos bien abiertos, entusiasmada.
-¡Etapa anal!- grita, mientras se acerca, AmigaM que había aprovechado la lentitud del asesor para ir al baño.
Amiga K tapa (por suerte) ese comentario con un -Ah! como en la película Gosh!, que él se sienta atrás de ella, y ella le agarra las manos, y juntos moldean...y las palabras se le acaban y ella vuela con la música de Melodía desencadenada en su mente...

A esta altura mi entusiasmo por la cerámica se esfumaba entre la fijación anal de AmigaM y  el romanticismo de AmigaK.

- No no, no me menciones esa peli. Me traumó. Esa peli jamás la voy a poder asociar con el genero romántico.- Digo acelerada bajando de un hondazo verborrágico a AmigaK que volaba en su mundo lleno de corazones. -Si me decís "románticas", te menciono La boda de mi mejor amigo (que la ví mas de diez veces y siempre lloro) o El guardaspaldas que hace que me lata el corazón en el momento en que ella se baja del avión y empieza el temaso de Whitney Houston... Pero Gosh!?? Nooooo, esa no, esa me genero un trauma importante en mi infancia-adolescencia.
Las chicas me miraban sin entender nada, y yo seguí mi explicación racionalpsicologica:
-Claro! La única imagen que tengo de recuerdo es cuando el tipo malo muere y vienen los monstritos esos, los fantasmitas negros (tratando de hacerles recordar a las chicas esa escena ante sus miradas desconcertadas). Claro chicas! Como se llama la peli? Gosh! fantasma! yo era una nena! Como no me va a traumar eso???

El sonidito (insoportable) del asesor cortó la charla....quedo todo ahí, entre cerámicas, fijación anal, fantasmas y amor...

Y a vos que pelis te traumaron en la infancia? con cuales seguís llorando?

26 sept. 2010

Querer saber...

Leíste el mensaje que te deje?..mañana voy a buscar mis libros...y tenemos que hablar- Trate de que mi voz en el teléfono sonara fría y distante, era la única manera de contener las lagrimas.
- Sí..lo leí...dale..venite y hablamos- decía él del otro lado del teléfono.

Pero...pero...no querés saber que es lo que tengo para decirte? no te importa? estas tan bien que no percibís el problema? Te da igual esperar hasta mañana para saber que me pasa? Tan poco te preocupa el "nosotros"? (Pensé mientras trataba de decir algo para que la conversación no se acabe)...

- Que te pasa? - le digo- no voy a poder dormir sin saber que te pasa, que querés de todo esto.- Me había adelantado, sí, lo sé. No puedo controlar mi ansiedad y el querer todo ya. Primer error.
- No sé que quiero- dice él, y continúa- tengo que pensar muchas cosas..el otro día cuando discutimos, me quede pensando en muchas cosas...no se bien, tengo todo desorganizado...
- Bueno- con voz muy dulce- hablemos ahora...te ayudo a organizarlo...-Era obvio, necesitaba saber si de verdad me quería, si de verdad le importaba yo en su vida, o no.
- No...lo tengo que pensar yo solo, ver que quiero.
-Ok, yo ya pensé.- Y acá el segundo error. Por impulsiva, por no controlar los momentos y las emociones. Ahí di inicio al final.
- Qué pensaste?- decía la voz semi apagada del otro lado..
- Que no quiero seguir así, mendigando amor. Que si estoy mal vos te alejas, y solo estas cuando estoy bien. Que no me sirve esto. Que no tengo rencor por vos. Que entiendo tu actitud y lo que te pasa (yo no estaría al lado de una locahistericaciclotimicadistimica como yo), pero no quiero seguir así. No sirve tomarse un tiempo. O estás o no estás. Eso de "tiempo" no existe. Así que...no sé...Ya está...- Y mi monólogo se apago, bue....se me cerro la garganta...mentalmente hice repase cada palabra que dije, definitivamente me había adelantado..y hablado de más y en el momento menos adecuado.
- Lo que quiero que quede claro- y para mi esto fue confirmación de que era el final- es que yo te quiero. Te quiero muchísimo. Pero no sé, vos viste todo lo que pasó en este último tiempo. Y yo no puedo estar así, no quiero estar así. Porque me hace mal.- Y antes de que lo interrumpa agrega - Vos pensás que yo estoy bien, pero no es así. No estoy bien. No me voy a ir con la primera loca que se me cruce. Yo no quiero estar con otra persona. Y si te digo de que necesito ver que quiero es porque quiero ver si le encuentro la vuelta, para que esto no se termine...

Sus palabras tenían lógica, tenían sentido. Pero era tarde, mi mente ya era presa de mi paranoia. De que está con otra, al menos mentalmente desea a otra. Nunca me decía que me quería, si cuando me arreglaba para él no me decía que me veía linda (no pido que me diga que estoy hermosa, pero al menos linda). Su mirada había cambiado. No me miraba igual que antes. Esas miradas que hablan, que te dan seguridad. Tener que rogar abrazos y besos era parte de esta relación, y.entonces no. Así no quería seguir.
Deseaba tanto que me dijera que quería estar conmigo, que yo era lo que quería a su lado. Que íbamos a superar todo, que todo iba a salir bien. Pero escuche otra cosa...

- Bueno, me voy a dormir...mañana hablamos..- su voz se apagaba con un "te quiero" al final improvisado, uno de esos que llegan tarde, y que como llegan tarde, ya no tienen sentido, son vacíos, son solo palabras sueltas...
- Bueno..- resignada, triste, con un nudo en la garganta le dije - chau...mañana veo si voy a buscar mis libros...por ahí es mejor que no..no sé...veo....( no sabía que decir, y tenía tantas ganas de seguir diciendo).
Y no corté, espere que él lo hiciera. Dos minutos en silencio y corto él. Tu tu tu tu tu tu. Ok, entredí se acabo. Al menos por hoy, se acabó.

Apago la luz, cierro los ojos, y trato de no pensar. En dejar todo en standby para mañana.

24 sept. 2010

de sentirse importante para alguien...

Los jueves mi amiga K va al psicólogo.
Ayer, al salir de su sesión me llamó por teléfono.

- Hola Sofi, que haces?
- Nada... tratando de concentrarme con esta merd (ella sobreentiende que estaba estudiando para el parcial que teníamos al día siguiente, o sea hoy).
- Ah.. jaja..yo no toque nada todavía...recién salgo de la psicóloga...y nada.. quería contarte...blablablabla (acá va todo un desarrollo temático que llevaría tiempo contar y que no viene al caso en este post)

A partir del motivo por el cual me llamo, que vale aclarar, tenía que ver con algo que le dijo su terapeuta; hablamos como una hora. Intercambiamos ideas, nos reímos, nos preocupamos. Analizamos. Aplicamos lo que aprendemos en la facu ("Pero eso es re proyección..", " Y..eso es claro..la imagen materna...el deseo del otro..")

- Bueno...te dejo, llegué a casa. Voy a ver si me pongo a leer para mañana. Gracias Sofi...

La saludo. Ni bien corté sentí la necesidad urgente de decirle "GRACIAS". Pero era tarde...y no la volví a llamar...

Gracias porque? Por esto, por el llamado...por tenerme en cuenta para eso. Era claro que necesitaba hablar algo importante con alguien, y de todas sus amigas me eligió a mi. Me llamó. Me hizo sentir importante. Seguramente es algo insignificante, incluso para ella hacer ese llamado tal vez no haya sido tan trascendente. 
Pero para mi no. Ese llamado es parte de las simplezas de la vida cotidiana. 
Esas cosas simples que nos alagan, que nos hacen sentir parte de algo, del mundo de alguien. 











23 sept. 2010

La primera piedra *

Empezaron las semanas de parciales en la facu. Mañana tengo uno. Hasta ayer venía bien, motivada. Hoy no, hoy estoy sin ganas de estudiar. El ruido de la calle me distrae fácil, no hay modo de que me quede más de veinte minutos sentada, leyendo...

Lo que rescato de lo que leí en mis apuntes:

*Aún en la mayor de las tinieblas
saber continuar es lo esencial.
Aún hay tiempo para descubrir todo, incluso descubrirte...
Aún es todavía
y no es raro que toda la vida....te lleve, descubrir por qué.
(Federico J. Causse)

22 sept. 2010

Admito que llore...

... cuando iba en el bondi, camino a conocerla.
Tenía miedo. Tenía ansiedad. Estaba nerviosa. Sólo deseaba que todo resulte bien.
La necesitaba, hoy más que nunca. Las cuatro noches anteriores no podía dormir sin repasar mentalmente cada palabra que le iba a decir ni bien la viera. Creo que la espere toda mi vida, si suena exagerado...pero es lo que sentí en ese momento.
Conocerla, es lo que más quería. Quería escucharla y que me escuchara. Tenía tantas cosas que decirle, tantas cosas que necesitaba que ella supiera de mi. Y por sobre todo, necesitaba sus palabras...

Noveno piso. Toco timbre. El corazón me latía tan fuerte que parecía que se me iban a salir disparando para todos lados los miles de pedacitos que trato día a día de pegar....
Me abre la puerta. Bajita, peinado elegante. Maquillaje de todo un día cubría un rostro que revelaba mucha experiencia. 65 años, tal vez un poco más.
- Soy  Sofía- le digo titubeando...esperando, tal vez inconscientemente, que me diga "te esperaba hace tiempo"...

Una hora. Una hora llena de todo. Una hora que parecía que no alcanzaba y que alcanzó. Una hora. Suficiente para saber que era ella lo que yo necesitaba. Segundos, minutos tal vez, para ella saber qué necesitaba yo (supongo).

Hoy conocí a Alci, mi terapeuta.

21 sept. 2010

de llorar...

No es lo mismo llorar sola, que llorar acompañada, sobre todo si de plus te regalan un abrazo...

Gracias...

de los sueños..

Hay sol o no hay sol? Hay sol o no hay sol? Fue lo primero que pensé cuando abrí los ojos esta mañana...
Lo mejor de todo fue no tener que madrugar para ir a clases..

Mi amiga K (muy psicoanalítica ella) me pego la costumbre de analizar los sueños ni bien me levanto. Como se que no hay mina más reprimida que yo (en cuanto a inconsciente me refiero), los anoto. Ya sea cuando voy en el bondi camino a la facu, o como hoy, que todavía semi dormida, con los ojos orientales, escribí lo que pude en la libretita que tengo al lado del teléfono, que esta sobre la mesita, al lado de la cama.

Los sueños son tema aparte...tal vez para futuros blogs. Pero, lo que rescato, más alla de que no soy amiga del Sr. Freud, es lo impresionante de como todo cierra(o lo hago cerrar?), como todo se explica. Y como todo eso...saber todo eso, asusta.

20 sept. 2010

Me saco la ropa, me saco todo...

...me saco el día lunes de encima.
Dejo que me golpee fuerte, que me moje toda, que me limpie el cansancio del día, que me limpie las ganas de no haber vivido hoy, porque de nada sirve quejarme, ya lo viví.
Cierro los ojos, estoy lejos, me agacho, me abrazo a mis piernas largas y dejo que me siga corriendo el agua...Estoy ahí, en medio de la nada, rodeada todo eso que es nada. Sola. Tranquila. Siento paz. Quiero quedarme así para siempre. El agua me sigue envolviendo. Mimo mis rulos con el aroma de los jazmines...ellos me lo agradecen.
Repaso el día, las cosas que dije, que me dijeron. Lo que hice y lo que deje de hacer. Tacho la lista, vuelvo a empezar.
Y sigo ahí, abstraída en la ducha...Y si llega, y si me vine a buscar y no estoy lista? Y si no quiero ir? Porque es más cómodo quedarme así que cambiar. Lo pienso, pero no lo creo del todo.
Vuelvo a irme lejos, cada vez mas lejos, ya no pienso en nada. Me río, sola, a carcajadas. Lloro, pero de risa. De no saber de que me río. De saber que ya paso, que con el agua, corrió todo, corrió el día, se fue, lo deje a tras, es parte del pasado. Empece de nuevo. Me envuelvo en la toalla y salgo al balcón. Afuera todo sigue igual, pero adentro no.



19 sept. 2010

No alcanza....

El tema es cuando las palabras se agotan, cuando no hay frases de las que me pueda valer...
Por eso lo abrazo fuerte, tan fuerte que pareciera que se me metió adentro, demasiado adentro...
Y lloro, porque no puedo contener las lagrimas cuando estoy así, con el...Y el nudo en la garganta aprieta, me oprime muy fuerte. Siento que casi que no puedo respirar, y las lagrimas me ahogan, me nublan la vista. Es un dolor muy fuerte, un dolor de pérdida, un dolor que solo aquel que perdió, verdaderamente sabe lo que se siente. Me duele la cabeza, de tanta angustia, de tanto llanto. Me quedo mirando el techo...esta todo oscuro. No hay silencio y en este ruido inmenso...igual siento el silencio. Me abstraigo, vuelo, sueño. Ya no hay lagrimas por hoy.
Lo suelto, el..pobre..todo mojado...pero el sabe...sabe como soy, como termina todo...como son las noches de domingo, las noches como estas que me recuerdan que todo lo dicho no fue suficiente, porque las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma...


Hoy....

... con los ojos achinados, los rulos despeinados, las sabanas semi caidas, y la almohada abrazandome fuerte...me desperté.

Ya abandone la idea de intentar que mis neuronas dejen de hacer sinapsis por la noche...es inevitable...viven aceleradas.

Al mejor estilo de pájaro carpintero, me atormentaban con la idea de "tenes que escribir, tenes que escribir, tenes que escribir.."

Y acá estoy, porque no hay mejor terapia, después de la terapia de piso, que escribir.

Cuando escribis, te despojas de partes de lo que tenias adentro, te sacas de ensima las palabras, que son esos kilitos de más de los que tanto nos quejamos...
Porque, como alguien dijo por ahi, lo que no decimos se transforma en insomnio, en dolor de garganta. Lo que no decimos se transforma en asignatura pendiente, pero no con otros, sino con nosotros mismos. Lo que no decimos no muere, nos mata...

Esta noche quiero dormir bien....por eso lo digo...por eso lo escribo...