Páginas

29 mar. 2011

Tonta

Hay muchas cosas que no son aconsejables cuando se trata de un ex.
Llamadas por teléfono. Acechar su cuenta de face, twitter, o cualquier tipo de red social (incluida Linkedin.). Googlearlo (sí, también hice eso).
Todo venia controlado. Pero el fin de semana largo, derrapé.
Había programado para cada día, actividades distintas con tal de no ocupar mi mente ni un segundo en extrañarlo. Fui al shooping, visite a mi hermana que vive en provincia, fui al cine, aproveche el sol otoñal en la costanera, etc. En vano. Cada cosa, cada lugar, cada aroma! todo me hacia recordarlo, extrañarlo, necesitarlo...y amarlo más...a la distancia.

La cagué con un llamado telefónico que NUNCA tuve que haber hecho. Un llamado del cual disfrute y me reí, excepto...que como muchas cosas... tiene un final...una despedida y duele. Y dolió como la #$"%@$&%/@($&"Q. Sí, mucho.

Pero todo suma para este bendito Proceso de duelo (que duele). Supongo que derrapar es parte de todo. Lo bueno es que después de la caída, me volví a levantar y pude remontar el finde y disfrutar.

Eso sí. Estuve a un Enter de mandarle este video.
Tranquilos. No lo hice.
Igual...espero que sea Tonta....

26 mar. 2011

Taller de Letras (y otras palabras cruzadas)

Abrí la ventana. Dejé que el sol entrara. Puse música. Pinté mándalas. Salí a la esquina. Caminé por el parque que tengo cerca de casa. Miré, por si acaso, en las góndolas del mercado chino.
Le pregunté a Gudi, el encargado de mi edificio. 
Pero nada… Mi "musa" no aparecía por ninguna parte.
Resignada me senté frente a la compu mirando el monitor en blanco.
Tenía en mi cabeza una sopa de letras y necesitaba tomar de ella para escupirla com mis dedos sobre el teclado.
Pero nada…
Abro el msn. Veo a un buen amigo conectado al msn. Él escribe y me gusta como lo hace. 
Le podría preguntar cómo hacer para no caer en el “Había una vez…”, o que me alquile alguna musa que le sobre. Lo saludo. Le pregunto si lo interrumpo, y una vez que me devuelve su amigable “no hay problema”, le explico:


Sofi dice:
- Desde ayer que tengo terribles ganas de escribir mucho, pero mucho. Pero me falta inspiración.
Hoy, cuando viajaba en el bondi pensaba mucho en eso. Como no tenía lápiz y papel escribí las ideas en mi mente. Y ahora aca estoy, anotando en mi libreta palabras sueltas.
Te paso alguna vez eso de tener tantas cosas que decir y no encontrar las palabras?


Gastón dice:
- No, lo que sí me ha pasado es de tener un montón de palabras y no tener dónde escribirlas.


Sofi dice:
- Ok, entonces son cosas que me pasan solo a mí.


Gastón dice:
- A vos sola no. A todos los que escribimos y/o queremos y/o necesitamos y/o deseamos escribir.


Sofi dice:
- Mierda!!! Necesito sacarme esto de encima y no sé cómo…Necesito escribir. Necesito decir muchas cosas, sino, hoy no duermo.


Demora en responder, por lo que intuyo que esta pensando cada una de sus próximas palabras. Escribe:


Gastón dice:
- Para la ausencia de palabras hacete amiga de un diccionario de sinónimos.
Todo lo que tenés en tu cabeza, empezá a escribirlo sin orden y sin pausa.
Olvidate de las comas, puntos, mayúsculas y demás coordenadas.
No pienses en nada y sentí todo lo que estás escribiendo
Emborrachate en el teclado y escribí hasta la última resaca literaria.


Sofi dice:
- Como lo decís… suena tan fácil… pero no sé…
Quizás termine escribiendo este diálogo.


Gastón dice:
- Te parece?
Vos decís para usarlo tipo Taller literario?


Sofi dice:
- Puede ser para eso y que le sirva a alguien más…
O puede servirme a mí para ganarle esta vez a la pantalla en blanco.


Gastón dice:
- Bueno, entonces ya le ganaste!!!


Sofi dice:
- Jajaja…
Es verdad!!!
Gracias por las palabras cruzadas!!!


A las musas no hay que buscarlas.
Las musas se encuentran a nuestro alrededor.
Sólo hay que estar atentos a su aparición… o ver si están “conectadas”.




Gracias Gastón.

25 mar. 2011

Pecados capitales (4)

Ansiosa.

Esto podría claramente incluirse en el apartado de Mambitos
También es claro que voy a tener que pagar caro por la indulgencia a semejante pecado.
No. No se trata de ser ansiosa a secas. No es sólo eso. 

Soy de las personas (tal vez la única) que no llegaron al segundo capítulo de un libro que necesitan (si o si) leer el final.
Hace poco me regalaron un libro. Y sí. Lo tengo que admitir. Trate de controlar el impulso. Luche con mi mente. Pero me ganó la ansiedad y ese mambito de tener que leer el último párrafo antes de continuar.

Curiosamente, el único idioma romántico que Felipe no habla es el italiano. Pero se lo digo de todas formas, justo cuando vamos a saltar al agua.-Attraversiamo - le digo.Crucemos al otro lado.

22 mar. 2011

Esto quiero que me pase! (II)

El domingo me desperté bien. Eso es buena señal. Medio dormida fui a la cocina, me prepare un café y agarre unas magdalenas de chocolate que iban a ser parte de mi desayuno.
Pase por la puerta de la sala de estudio y ahí estaba mi lista pegada con una cinta adhesiva. 
Todavía tenia tachaduras y sobre escritos. Ninguno es más importante que otro. Todos valen por igual, todos hablan un poco de mí, o de esos sueños olvidados. La volví a leer. Decía algo así:


     Esto quiero que me pase:
  • Mudarme y tener Mi lugar.
  • Ser psicóloga (ya me falta poquito)
  • Leer al menos cinco libros interesantes.
  • Hacer ejercicios durante al menos un mes (nunca aguanté más que eso en un gym).
  • Ayudar grandemente a alguien.
  • Estudiar locución y tener un programa de radio (de nuevo).
  • Re- Aprender a tejer
  • Comprarme una bicicleta
  • Escribir un libro
  • Viajar
  • Tener una casa en el campo
  • Conocer la nieve
  • Leer la Divina Comedia en su versión original.
  • Re-Aprender italiano y portugués
  • Tirarme de un paracaídas
  • Hacer un curso de alfarería
  • Conocer tres personas que influyan positivamente en mi vida este año
  • Aprender a cocinar
  • Aprender a Amar ( y si coincide con alguien que me Ame, perfecto!)

   
Y al final termine escribiendoY el cuore contento!


Y vos que escribiste en tu lista?

19 mar. 2011

Esto quiero que me pase!

- Bueno, pero yo ahora siento que ya no tengo nada. Siento que mis manos están vacías...y duele!. Ya no tengo nada...no tengo nada para ofrecer....
Hago una pausa para secar una lagrima y le sigo diciendo:
- Yo solo quiero volver a estar con él. Me encantaría que volvamos a estar juntos..Ahora que no estamos juntos....siento que tengo que volver a empezar, no tengo ganas...no tengo fuerzas....ya nada me importa...
Ella me mira por sobre sus anteojos y me pregunta:
- Y como sería volver a estar con él?
- Y...no sé...me imagino los dos juntos...haciendo las cosas que hacíamos (en mi mente nos imagino los dos cenando nuestros platos favoritos un sábado a la noche en Acoyte y Rivadavia o un domingo a la tarde mirando una peli ). Ayudándolo a cumplir sus sueños. Yo lo estaría acompañando. Él seria feliz y yo también al ver que él es feliz al cumplir sus metas...algo así supongo..Hasta no me importaría sacar a pasear el perro que tanto se que quiere tener!!
Ella vuelve a mirarme por sobre sus anteojos añejos, esta vez con los ojos más abiertos y recalca algunas palabras que terminaba de decir:
- Sus sueños....lo acompañas....sus metas....su perro....y vos? Que te gustaría a vos Sofia? Que es lo que soñas vos Sofia? Porque estudias? Que es lo que queres? Que te haría feliz a vos?

La mire desconcertada. Me enoje conmigo misma por haber dicho semejante cosa! Yo! Sofía Samsa, la que no hace más de tres años tenia una vida llena de sueños! La que se despertaba todos los días con una sonrisa y se sentía realmente feliz y tenia un futuro envidiable! Yo había dicho semejante disparate!!?? Cuándo fue que deje de soñar? Cuando fue que deje que las circunstancias me opacaran?

Me fui de la sesión ese día pensando Qué es lo que quería para mi...
Y hoy no es primero de enero, ni que yo sepa es el comienzo de un calendario chino o maya. Pero para mi Hoy es el principio de todo lo que está por venir.
No voy a mentir. Todavía sigo angustiada y con dolor por pérdidas y circunstancias de estos últimos meses. Todavía tengo varias cositas que ir acomodando...Pero Paso a paso Sofi, me lo repito continuamente.

También estos últimos días me pasaron cosas buenas. Quienes me conocen saben cuanto odio los días lunes. Sin embargo, si mi memoria no me falla, ya llevo dos lunes despertándome con una sonrisa ( y hablo de carcajadas incluidas).

Hace poco alguien me dijo Lloro cada vez que te leo... Quisiera revertir eso. Quisiera ser culpable de sonrisas más que de lagrimas.

Recién me senté. Tome una hoja y una birome.
En la parte superior izquierda escribí Esto quiero que me pase y debajo comencé a esbozar un listado de cosas. Metas quizás. Algunos las llaman Sueños y para otros parecerían utopías. Para mi fue simplemente parte de eso. De eso que quiero que me pase y que se, que como escribí muchas veces antes; yo juego un papel principal a la hora de que esas cosas sucedan.

Escribí una lista larga. La leí dos veces y la volví a leer. La pegué en la puerta de la sala de estudio. Se que a diario la voy a ver. Esto quiero que me pase me repetí a mi misma casi mascullando.
Fui al balcón, miré la luna. Feliz año nuevo Sofi! me dije y sonreí.

15 mar. 2011

Duelo que duele (4)

Y la cosa es que esto del proceso de duelo es una patada en los ovarios.
Porque a casi tres meses de haber terminado una relación se supone que uno ya tiene que empezar a, al menos, dejar de llorar.
Y en tres meses pueden pasar muchas cosas. Te puede pasar muchas cosas. Me pueden pasar muchas cosas.
Y cuando menos pensas; un día te levantas y ya no sentís tanto dolor. O al llegar la noche, te acostas y te das cuenta que pasaste casi 24hs sin pensar en Él.
Incluso en todas estas semanas, te puede pasar de conocer gente copada. Pero copada posta. Y sí. Me paso.
Incluso llegue a pensar que Él ya no iba a aparecer más en mi mente porque había alguien nuevo. Porque había encontrado a alguien que realmente me hacia bien y feliz.

Pero el duelo es un proceso. El dolor no se va de un día para el otro.
En las sombras, enredados entre sabanas lo recordé. Lo pensé. Casi dije su nombre al llegar al éxtasis (de la locura?). Y puf! Cachetazo y sacudida. No boluda. No lo olvidaste nada. No lo superaste nada.

Y cuando pensas que lo peor ya paso, el corazón comienza a doler de nuevo. Esta vez no es dolor puro. Es mezcla de dolor con bronca. Bronca porque realmente quiero seguir con mi vida adelante. Quiero seguir con mis sueños. Pero él sigue estando tan presente como ese primer día en que nos vimos. Ese primer día que nuestras vidas se cruzaron y yo me enamore.

Creía que hoy iba a ser un día fácil. De hecho ya no me daba por mirar películas romanticas y llorar. Sí las mujeres tenemos esa cosa extraña de masoquismo amoroso. Cuanto más hecha mierda estas del cuore, más te gusta mirar películas de amor y llorar a moco tendido...Pero mis findes ya no eran así. Ilusa, creí que el duelo ya había pasado. Y creí que hoy iba a ser un martes más.

Pero basta un mensaje, basta una foto, bastan unas palabras para que todo vuelva al principio. Y yo me ilusiono, y yo imagino, y yo pienso, y yo recuerdo y yo la reptamadrequemeprio.

Y es tarde. Estoy sola. La angustia se vuelve a apoderar de mi. Siento un dolor tan profundo que solo pienso en que ya nada tiene sentido. Que todo se acabo. Siento un vació inexplicable y un dolor que solo quien lo sintió puede entender....Y lloro. Hacía varios días que no lloraba tanto. El llanto me ahoga.
Quiero acostarme, pero estoy tan débil de dolor que no llego a la cama. Caigo tendida en el suelo. Apenas logro alcanzar la orilla del colchón y quedo con la cabeza recostada en el borde, semi arrodillada.

Y necesito hablar con alguien. Alguien que me entienda, alguien que sepa del dolor que siento. Lo único que me salió fue decir "Dios, no quiero sentir más dolor, no quiero llorar mas, por favor, que el tiempo pase rápido...."...y sin darme cuenta me encontré charlando con Dios. Así, como cuando eras chiquito y te caías y venia tu mamá y te daba besitos en la rodilla y te ponía una curita. Y uno se sentía la persona más segura, cuidada y entendida del mundo. Algo así. Y le seguí hablando: "Ay Dios...no sabes lo que daría por un abrazo tuyo. Esta noche solo quiero un abrazo. Uno bien apretado. Y sentir que esto es pasajero. Como todo lo demás vivido. Que es solo una tormenta más. Que todo va a pasar....". Y las lagrimas seguían rodando por mi mejilla y hacia que hablara entrecortado. Por momentos me quedaba en silencio. Pensando qué me contestaría Dios en ese preciso instante. Tal vez pensaría que soy una tonta, por llorar y estar mal por una pavada cuando hay miles de personas con otros problemas y dolores. Eso, lo admito, me hizo sentir un poco culpable y mala gente....Pero creo también, que solo Dios (y solo un par de seres humanos en este planeta) sabe realmente los motivos de mis penas y mis angustias. Y me quede imaginando como seria un abrazo de Dios.

Las lagrimas empezaron a cesar. Y al igual que Elizabeth Gilbert*, le mejor respuesta que tuve en ese momento fue: Regresa a la cama, Sofi.

Regresar a la cama era lo mejor que podía hacer. Lo mejor al menos esta noche. Mañana veremos...mañana no sé....


*Autora del libro Comer, rezar, amar. Cuenta una experiencia similar en su libro.

6 mar. 2011

Marzo...otra vez marzo...

Escribir...eso trato de hacer...Escribir desagota el alma, la limpia...
Llevo 29 horas entre estas paredes, autoencarcelada. El exterior se resume en un balcón lleno de plantas descuidadas. Recorrí incontables veces las habitaciones llenas de nada, llenas de cosas que no soy yo.
Camine a paso lento, perdida y encontrada, con un cigarrillo en la mano, mal fumado...porque en realidad no fumo.

Paso por mi mente y repaso cada detalle vivido. Algunos recuerdos producen una mueca similar a una sonrisa en mi cara...algunos otros, una lagrima. Pero llorar....llorar es algo que no me cuesta.

Estoy cansada. Mi cuerpo pegado al colchón. lucha con mi mente que es ahora su peor enemigo, y el mio también. Una vez mas...solo una vez mas Sofi. No...ya no hay una vez mas. Hoy ya no. Basta por hoy. Basta de todo.

Un movimiento. Un cambio. Alternar una pieza de todo el juego. Sumar o restar. Cosas tan simples que dan un vuelco irrevocable.
Y algunos cambios paralizan. Es tiempo de terminar. De acabar lo que acabado.
Siempre hay tiempos para despedidas. Una sola vez se muere.

Basta! Les grito, casi afónica, a las voces que escucho. Me persiguen. Me acosan. Me culpan de todo esto tan lleno levedad.

Marzo. Otra vez marzo. Otra vez empezar de nuevo. Yo me planto. Dejo el juego. Me admito perdedora.
Game Over.