Páginas

22 jun. 2013

Invierno XXL

El invierno me recibe con un finde XXL.
El noticiero dice que afuera hacen 8°. Acá adentro se siente un poco más cálido. Por la estufa, claro.
Me tapo toda y me zambullo debajo de las frazadas. Me abrazo fuerte a la almohada y me sobra cama para mi sola. Tengo todo un finde por delante, y nadie me obliga a levantarme, excepto los libros y un examen que se aproxima.

Me envuelvo en mi bufanda negra y me pongo una gorra de lana, también negra, que me tape los rulos despeinados.
Salgo a explorar el nuevo barrio. Yo sola y un libro, claro. Descubrí una plaza cerca. Con mucho sol, una calesita y mucho verde. Suficiente.

Vivir en una gran ciudad sola, globalizada por la tecnología me redujo a saludar con un "buen día" a mi vieja que me habla por skype un poco apurada desde el otro lado del charco.
Alguna vez pasaste cuatro días sin hablar con nadie? Hablar en serio.
No cuenta el diálogo con la china del super: -Envase?- Si.- Monedas?- No.

A veces el silencio aturde.

Afuera está todo oscuro. La noche me encuentra en pantuflas, recortando calaveras y barquitos para los souvernis del cumple de mi sobri. Estoy concentrada entre tanta brillantina y papeles de colores. De vez en cuando levanto la vista. Me enderezo sobre la silla y busco alguna mirada cómplice. Y ahí estoy yo.

Mirarme en el reflejo de la ventana que tengo junto al escritorio. Subir el volumen de la radio y simular un micrófono con un destornillador que tengo sobre la mesa (?)
Soy Franco Devita, Arjona, Luis Miguel, Cristian Castro; estoy a punto caramelo para el suicidio, y eso que todavía no llegamos a la noche del domingo.

Me cortan la música para leerme los mensajes de gente enamorada que se manda saludos, y cuanta palabra empalagosa se te ocurra.
Me olvido del reflejo de la ventana. Lleno mi vaso vacío. Enciendo un pucho.

Vuelve la música. Me encuentra en la cocina. Agarro la escoba y bailo. Sí, soy patética, lo sé. Pero me río. Me río de misma, me río conmigo misma.

Vamos Sofi, arriba el ánimo, es sábado!!!

Busco una peli para ver. Me entretengo con videos cortos. Llego a blogs de viaje.
Me recuesto en la silla, cierro los ojos e imagino los lugares que me gustaría conocer. Igual me quedo por acá cerquita.

Viajar al norte, Misiones tal vez, dicen que ahí hay muchas mariposas. Me gustan los lugares cálidos, por eso no conozco la nieve. Por eso y por muchas razones más, supongo.

Suena Cristina Aguilera en la radio. Es un tema de esos viejos.."pero me acuerdo de ti y se borra mi sonrisa, pero me acuerdo de ti y mi mundo se hace trizas uuuu". Este te lo canto y te lo bailo. moviendo las caderas, soy toda una artista, no se qué hago que no estoy en un teatro de la calle Corrientes. "Y ahora ya, no hay más dolor, y ahora al fin vuelvo a ser yooo". Se me pianta un lagrimon. Me sueno los mocos. Un poco del resfrió, un poco de la angustia.

Apago la radio. Pongo un repertorio en youtube que va desde Agapornis hasta Katy Perry. Punchi punchi.
Abro la heladera y agarro un pote de postrecito sabor chocolate marroc.

Lo dulce siempre levanta. Es ley y se aplica en todo.

"Hey bredda, tenes que estar mejor, la vida golpea hay que tener valor...ponele fin a lo que te hace mal, pegale la vuelta y volve a empezar..".
Apago la música. Cierro la netbook.
Me tiro en la cama, 1,50 por 1,90 metros para explayarme y dos almohadas que me abrazan.
Cierro los ojos y sueño.


PD: El duelo duele un poco menos, pero duele...







5 jun. 2013

Hoy es un buen día para morir..

El despertador sonó. Lo apague y seguí durmiendo. Total, es religioso que una hora más tarde suene el timbre del colegio de al lado y me despierte. Es eso, o el vecino que últimamente esta haciendo refacciones en su casa y nueve y pico empieza con el taladro o a los martillazos.

Hoy es un buen día para morir...

Alguien me dio un beso a la mañana, deseándome un buen día...pero no es la persona que amo (ni me ama).

El pantalón que mande al chino a lavar me queda más corto. Parezco un flamenco.

Hoy es un buen día para morir...

El bondi viene hasta las pelotas. Encima le digo 1,60 y el muy puto del chofer me marca 1,70. Tarde, ya apoye la tarjeta y ya me descontó diez centavos de más.

Abro la puerta de la oficina y me esperan dos minas con cara de desquiciadas. Son mis queridas compañeras que me pasan el parte de los kilombos dignos de un día miércoles.

Hoy es un buen día para morir...

Tener una nueva psicóloga que lo único que sepa decir es "ajam..ajam..ajam..". Rosa te extraño.

Revisar el celular con la esperanza de encontrar un mensaje perdido. Un mensaje utópico. La casilla hasta ahora esta vacía.

Ver que el puto psicopata de mi ex se caso. Verlo por facebook. Verlo por medio del facebook de su esposa.

Hoy es un buen día para morir...

Pedirle al fiambrero 100 gs de queso y que me diga: -no es muy poco? - NO...para mi, alcanza y sobra.
 - Ahh solita..solita jeje.
 Chino pelotudo, estoy sola y que? se tiene que enterar todo el puto supermercado??

Hoy es un buen día para morir...

Pasar por el kiosko por unos gitans que no fumo y tener que esperar y contemplar como parejita compra golosinas y él, tan romántico le pide un bombón a la kioskera, y se lo entrega a la novia dándole un beso. Me miran. Sonríen tímidamente. Les sonrío. Los odio.

Hoy es un buen día para morir...

El teléfono suena y quien llama solo quiere contarme sus penas amorosas. Y yo escucho. Porque es lo que se hacer. Escuchar. Me ahogo en las penurias ajenas y por un rato me olvido de las mías.

Recaliento una empanada de verdura insulsa. Ceno en la mesada. No hace falta poner la mesa. Vivo sola. Ceno sola.

Y lloro. Porque si bien hoy es un buen día para morir...Hoy, con llorar...me alcanza...


PD: Te sigo extrañando a montones. Sigo esperando que este duelo deje de doler.